Toallitas autobronceadoras Comodynes

A mí no me molesta tanto ser de piel blanco brillante (como el arroz) y no coger color ni esforzándome, como la chapa que me da la gente con el temita, que la movida acaba siendo violenta. Que es que la peña te ve por la calle y directamente te echa la bronca «¡pero cómo estás tan blanca!», ni hola te dicen.

Estoy convencida de que fueron actitudes como esa las que crearon mi animadversión a tomar el sol, lo que viene siendo «no quieres caldo, pues toma ocho tazas» aunque ya llevo unos años que me estoy recuperando del trauma. Eso sí, mi piel se sigue comportando igual y la gente sigue igual de pesada o más.

O sea que sí, al final, en otro de esos intentos de no ir contra el mundo por no ir contra mí he decidido que quizás un poco de moreno tampoco sea malo, y que ya que de forma natural no tengo tiempo, ni ganas, ni la genética me lo permite, quizás lo mejor sería optar por métodos artificiales.

En esas estaba el año pasado cuando me lancé a la piscina pintándome literalmente con un autobronceador instantáneo, concretamente el Fake Bake, que se vino de rebote en un pedido que hice a Asos. Después de eso, este año me lancé sin ningún miedo y encima por partida doble con esto para el cuerpo y esto para la cara, aunque los dos últimos son productos que broncean poco a poco, no pintan como el primero.

Este año resultó que la Birchbox de junio venía con 4 toallitas autobronceadoras de Comodynes, toallitas que probé un poquillo temerosa, no sólo por el formato sino también por una experiencia previa en el pasado (muy lejano) no muy exitosa. El caso es que las probé y en esta ocasión las cosas salieron bastante mejor. Poco después de aquella prueba se me presentó la posibilidad de probar toda la gama, formada por los dos tipos de bronceadores: instantáneos y graduales. Así que aquí estamos.

Aviso: sé que se echarán de menos algunas fotos del antes y del después. He intentado hacerlas y como la mayoría deben compararse en días distintos, la iluminación cambiaba demasiado (no tengo equipo de iluminación para foto en casa) y no se captaba bien la diferencia, directamente no parecían los mismos brazos. Así que en los casos de los bronceadores que necesitan horas para aparecer intentaré explicarlo con palabras, que dice mi madre que se me da muy bien 🙂

Aquí tenemos varios tipos de toallita, envasadas individualmente e impregnadas de loción bronceadora: una facial de bronceado progresivo, una facial de bronceado progresivo intenso, una corporal de bronceado instantáneo que se va con una ducha y una última de bronceado progresivo para el cuerpo pero en formato manopla en lugar de toallita.
Estamos surtidos.

Self-Tanning Natural & uniform color / Toallita

Esta variante es la que ya había probado y es muy posible que tú también las conozcas. Es la clásica toallita Comodynes, pequeña y de bronceado progresivo.

Además de probarla recientemente en la Birchbox recuerdo bien cómo hace un montón de años, probablemente 9 ó 10, mi madre me persiguió con una de estas por la casa. Íbamos a una boda y se ve que el blanco nuclear de mis piernas la acongojaba. El caso es que me la frotó y refrotó sobre aquellas patas de pollo mías sin exfoliar ni hidratar… en fin, recuerdo bastante desastre, aunque más que nada por su decepción. A mí de aquella me daba todo bastante igual 🙂

Ahora, en esta nueva etapa maquiyonki de mi vida, me reencuentro con estas toallitas y veo que (ejem) son para la cara. ¡Mami por dios! …bueno, entiendo que la mujer tenía cosas más importantes que hacer que leer el modo de empleo: al fin y al cabo sólo quería darme un poco de colorín en las pantorrillas.

Para usarlas correctamente hay que hacerlo con la piel limpia, exfoliada a ser posible e hidratada. ***Si no llevas lo de la exfoliación a raya no pasa nada, nunca es tarde para ponerse con ello. En este mismo blog tienes algunas opiniones positivas y negativas sobre exfoliantes.***

El resultado comienza a verse tras unas 3 horas y el tono al que llega es similar a 2 días seguidos de aplicación del autobronceador de Clarins más o menos. La piel comienza a coger tonillo pero no de forma cubriente como lo haría un maquillaje sino oxidando nuestra propia piel. El resultado es bastante natural aunque evidentemente alguien que te acaba de ver te lo notará, más aún si eres como yo, tono FOLIO.
Aún así no es tan cantoso como para que la gente se pare a mirarte sino que viene a ser el tono que yo cogería tras una semanita de vacaciones en algún destino de los de no levantarse de la toalla.

El bronceado se va yendo muy poco a poco con las duchas y la erosión normal de la piel hasta que se va en una semana aproximadamente. Puede que seis días.

Estas toallitas me gustan pero para autobroncear la piel de mi rostro prefiero otros métodos sin toallita, como el de Clarins, y aplicarme el producto con las manos aunque los resultados sean muy similares.

El pack contiene 8 toallitas y cuesta 13,30€.

Self-Tanning Intensive & uniform color / Toallita

Esta toallita es la versión cañera de la anterior (más intensa) y aún no la he probado. Sí amiga, lo reconozco, me acojona. Cuando lleve varios días de vacaciones (que aún no he empezado) y tenga un tono razonablemente bronceado quizás me atreva y entonces os contaré qué tal me fue.
De momento no prometo nada 🙂

Por si las pruebo y me arrepiento, que puede pasar, lo que haré será exfoliar mi piel lo más frecuente y suavemente posible y así tratar de deshacerme cuanto antes de un bronceado no deseado. Utilizaré algún microexfoliante como el de The Body Shop o el de Babé a diario, masajeando el producto muy suavemente. Y rezaré para no parecer Snooki.

El pack contiene 8 toallitas y cuesta 13,30€.

Instant Tanning One day color / Toallita

Esta toallita es similar a la primera en cuanto a intensidad de tono pero esta ofrece un bronceado instantáneo, o sea, que pinta. Al abrir el sobre encontrarás una toallita no blanca, como el resto, sino marrón y con pequeños destellos: acojona.

Según empiezas a aplicártela todo parece un desastre. El «Oh dios mío pero qué estoy haciendo» pasará por tu mente. Es posible que hasta lo pronuncies.

El truco está en mantener la calma y seguir aplicándolo: a medida que el producto se va difuminando deja de parecer que acabas de librar una pelea en el barro.

El resultado no es excesivamente evidente aunque sí notable, el caso es que siempre parece más de lo que es porque pasas de cero a 100 en un segundo y el impacto para las blancas es total.

De hecho, si el susto es muy grande tiene fácil solución ya que se va con un lavado: adiós moreno.
Esto también tiene su parte mala y es que si te mojas accidentalmente aparecen chorretones en la piel, sobre todo si lo haces al poco de la aplicación: se notará cualquier gota de agua o líquido que se te pueda caer encima. O sea que olvídate de playas y piscinas.

Por otra parte esto te obliga a tener que «duchártelo de encima» al final del día, ya que si te vas a la cama con ello dejarás el bronceado en las sábanas.

Para que fuese más cómodo hacer la demo en fotos me lo hice en el brazo y quedó tal que así:

El tono de bronceado que se consigue con esta toallita es bastante similar al que dejan las de bronceado progresivo con una aplicación.

Tras la aplicación notarás la piel un poco pegajosa (tarda algo en desaparecer) aunque se nota seca y el aroma a coco y caramelo se hace notar. A mí personalmente no me desagrada pero es un olor muy concreto que puede no gustar a todo el mundo.

Después de haber probado unos y otros tengo muy claro que este tipo de autobronceadores no son lo mío, prefiero los graduales mil veces.

El pack contiene 8 toallitas y cuesta 8,00€.

Self-Tanning Natural & uniform color / Manopla


Esta toallita asusta un poco más que las demás y es que según la sacas del sobrecito y ves el manoplón, impresiona.

El formato me parece buena idea ya que para aplicarte toallita bronceadora por todo el cuerpo tienes que hacer unos aspavientos considerables y el hecho de poder forrar tu mano ayuda un montón, que hasta en la espalda te la puedes aplicar sin mirar. Yo lo conseguí hacer sin dejar cortes, retorciéndome como un gusano pero lo hice al fin y al cabo.

Al broncearte todo el cuerpo hay que tener un poquito más de cuidado con el tema de la exfoliación y la hidratación de la piel en general, ya que es muy común tener la piel grasa en al cara, normal en los brazos y muy seca en las piernas, por ejemplo.
La cosa varía mucho y esto es un mismo producto para varias zonas, así que tienes que tratar bien a tu piel unos días antes.

¿Que pasas de los preeliminares? Pues nada: te duchas, te exfolias dentro de la ducha, te bronceas con la toallita y esperas a que seque. Sí, puede ser un poco chapa (lo es) pero el moreno sin sol requiere cierto esfuerzo.

Al final no es más que tener un poquito de paciencia antes de vestirte, ya que si lo haces justo después se te quedará el moreno en la ropa y no en la piel. 
Trata de no dejarte ninguna zona sin pasar la toallita, jejee, y cuando seque (unos 10 minutos después) podrás vestirte. En ese momento aún no notarás el cambio de color pero empezará a ser visible al cabo de unas 3 horas.
No es un proceso muy largo y tampoco es como un tatuaje, esto aunque no quede perfecto se acaba yendo a los pocos días.

Donde más noté yo el cambio es en la zona de los pies. Son mi punto débil y es que no les hago demasiado caso. Se ve claramente como en las zonas donde habita la piel muerta (talones sobre todo) el autobronceador actúa muchísimo más y la piel se ennegrece como si no hubiera un mañana.
De lo malo es una zona poco molesta para dar el cante.

Estas toallitas sí que me han gustado, dan a mis piernas y mis brazos un tono mucho más saludable y cuela totalmente por un bronceado natural. El formato es bastante cómodo y no huele tan fuerte como el instantáneo. Repetiría con ellas y las recomiendo a gogó. De los 4 tipos de toallita, estas para el cuerpo son las que más me gustan.


El pack contiene 3 manoplas a un precio de 13,39€

Si te pasa como a mí que te coges vacaciones al final del verano cuando todo el mundo está negro y tú sigues blanco leche, es lo mejor para perder la vergüenza de los primeros días de playa/piscina/donde sea pero enseñando chicha y qué narices, moldea el cuerpo que da gusto, aunque sólo sea un efecto óptico.

Todos los tipos de toallita Comodynes están super impregnadas y la cantidad de loción/tamaño que tienen estn bien proporciono para su cometido: ni te quedas corta de loción ni sobra cantidad como para sentir que estás desperdiciando producto. Además son muy cómodas para viajar y su precio es muy decente.

Los productos que aparecen en este post se me han enviado de forma gratuita por parte de la marca/representante. Mi opinión es libre.

18 Comments

18 Comments

  1. Yo te voy a decir una cosa, con estas toallitas de comodines no me apaño nada. Llamadme inútil jajaja pero la última vez la lie bien parda y decidí pasar de autobronceadores hasta que por suerte, di con los de St. Tropez, caros pero para mi los mejores. Tengo ganas de probar el de Clarins, todo el mundo habla maravillas. Un besazo!

  2. Nerea B. says:

    No me gustan los autobronceadores. Yo no entiendo la obsesión de la gente por el moreno, si les gusta genial pero es que hasta te riñen… En junio en una comunión de un primo de Fran viene su tía hacia a mí y yo pensando que me iba a saludar y no, puso una cara de entre pena y asco horrible (y yo pensando "a ver que me dice ahora, que si he engordado o que si me queda mal el vestido o que…") y me dice "Ay, pero ¿cómo estás tan blanca?" y yo por más que intentaba decirle que no me gusta el moreno demasiado, que no tomo el sol, que es malo, que siempre me pongo crema etc más cara de espanto ponía :S
    En fin eso… que si voy a la playa y me pongo algo morena porque sí genial, pero que no lo voy a andar buscando 😛
    Un besazo!

  3. Mareas. says:

    Lu, eres estupenda, tú sabes lo que me he reído yo con esta entrada tuya… porque sí a mí también me miran las piernas y me dicen "coño, que blanca estás". De pensar en tu madre con la toallita en la mano persiguiéndote para iros a la boda, me ha dado un ataque de risa.
    La que no usaría nunca seria la toalla "maquillaje", imagina que vas por ahí te salpica agua o hace tanta humedad cómo aquí y te ves los chorros de producto por la pata abajo jajajajajaja.
    Yo tengo en casa dos, que compré de Essence y todavía no me he atrevido a usarlas por el miedo de cómo me dejaran las piernas si naranjas o morenas.
    Un beso.

  4. Cosmoadicta says:

    Yo me pongo negra como un tizón y vivo debajo de las sombrillas porque cuando dejo que el sol actue, la gente me riñe y me adivierte sobre los peligros del sol sin preguntarme siquiera si uso protección. Conclusión1. La gente te va a reñir hagas lo que hagas. Conclusión 2. Haz lo que te de la gana. Habrás pensado que nunca he usado autobronceadores no?. Te equivocas. En mi afán por probar todo lo que sale al mercado alguna que otra vez he acabado como un hibrido entre mulata y mapa mundi. Si te gusta coger un poquito de color ya darás con la combinación adecuada y si no prueba una par de sesiones de rayos uva. Aunque parezca que no te lucen, preparan bastante la piel y cuando tomes el sol, este actuará un poquito más. Un besico reina.

  5. ISA M RICO says:

    yo creo que hay una creencia rara que combinan el blanco con estar enfermo , yo no soy blanca en mi cuerpo sobra la melanina y aunque no tome el sol, como adoro la playa pues de cuerpo no hay manera pero en la cara evito casi al 75% sol, pero no llego a entender la obsesión de tirarse en la toalla en plan morcilla y vuelta y vuelta para cuatro días que dura el verano.
    besitos guapa

  6. A mi cuando me dicen " pero que blanca estas" les contesto " es que lo soy" . Yo odio tomar el sol y siempre he sido más de chiringuito que de playa pero en alguna ocasión si he usado alguna de esas toallitas para las piernas, pues a pesar de no tomar el sol contrastan con el resto del cuerpo…últimamente me gustan más los body milk que te broncean progresivamente, son más suaves y no te dejan como naranjito
    Un besote

  7. Pandora says:

    yo he probado el natural y me fue bastante bien aunque no soy muy fanatica de este tipo de productos. Si me bronceo de manera natural bien y sino pues nada! jajja

  8. Montse PM says:

    pues tengo dos pacs de toallitas desde hace ni sé el tiempo y me da una pereza… y eso que como tu no he pisado la playa ni similar, ando blanca merluza, y rodeada de negritud veraniega. Pero al pereza gana… jeje

  9. Ostras pues las dos últimas no las conocía. Las primeras sí, las he utilizado otros años, y este tengo las de Birchbox. Pretendía usarlas pero mira por donde el Piel Canela me funcionó y ya no me fue necesario… Pero aquí están listas para ser usadas.
    Un besazo
    Elena

  10. Marteta says:

    No me gusta nada estos productos, prefiero ir a tomar el sol de forma natural, aunque no me expongo demasiado, soy de las que prefiero jugar en el agua que no estar aguantando el sol… y estos productos no van conmigo la verdad…yo los he regalado a una amiga que sí los usa.

  11. Camino says:

    No me gustan mucho los autobronceadores (mala experiencia acabando naranja de repente… hmmm) ya que soy demasiado blanca (brillo al sol. No es coña), pero la verdad es que con esta review dan ganas de probar…

  12. Mary Helen says:

    Hola.
    Qué tal?
    Yo utilizo las toallitas muy amenudo y me gustan bastante.
    La verdad que tengo alguna marquita de anec de joven, lo disimulan y me gusta el tono q me queda.
    Yo uso las intensaa para cara y cuello.

    Hay una cosa que estoy totalmente de acuerdo con vosotras. Cuando no las llevo todo el mundo que blanca, que mala cara y cuando las llevo qué guapita qué bien te has pintado. No sé esa obsesión de tener que llevar siempre un poco de color en la cara pero bueno.

    Me encanta tu articulo.

    Feliz viernes bronceadas o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.