Stylo 4 colores ojos y labios de Clarins

stylo Clarins

stylo Clarins

No saben nada los de Clarins. Saben de sobra cómo tocarnos la fibra a quienes estamos en la treintena: con el comodín de la nostalgia.

¿Quién no recuerda esos bolis de 4 ó 10 colores? Aquello te hacía afrontar la vuelta al cole hasta con ganas.

Y es que el Stylo 4 colores de Clarins es eso mismo sólo que en su interior alberga 1 perfilador de labios y 3 tonos de eyeliner.

Sin duda es todo un acierto haber sacado un producto con forma de gadget papelero, encima eso, como hay poca fiebre por los objetos de papelería, y tal…

stylo Clarins

Stylo 4 colores de Clarins

El aspecto es el mismo de aquellos bolígrafos y el funcionamiento también. Empujas una de las palanquitas del final y la punta de ese color sale preparada para ser utilizada. La única diferencia (además de que aquí no hay tinta líquida por ninguna parte sino productos de maquillaje) es que para extraer más producto hay que ir girando las dos partes que tiene el stylo. ¡¡OJO!! Se puede extraer producto pero no volver a meterlo, así que no te emociones sacando la mina por completo para ver cuánto de larga es.

stylo Clarins

Los colores de ojos son negro, marrón y azul cobalto. Todos de acabado mate.

El tono del perfilador de labios es un nude cálido e igualmente mate.

stylo Clarins

Todos los colores, tanto de ojos como el de labios, son de textura muy cremosa y resultan cómodos a la hora de aplicarlos, lo que facilita mucho las cosas.

A pesar de ser blandos al tacto y de tener una mina tan fina, el producto no se rompe ya que las puntas vienen protegidas por una boquilla de plástico transparente.

Lo mejor es que siempre están afilados y nunca pierden precisión.

stylo Clarins

Los productos en sí son muy pigmentados pero no son waterproof ni permanentes, digamos que son lápices clásicos que permiten difuminarse hasta el infinito y así hacer looks más bien naturales, muy en la onda de Clarins.

stylo Clarins

Es un producto muy práctico sobre todo a la hora de llenar el neceser con únicamente lo imprescindible: de esta manera, en lugar de elegir eyeliner, puedes permitirte un par de colores extras e improvisar sobre la marcha qué tipo de look vas a ponerte.

A mí de mano me ha servido para atreverme con el azul cobalto: lo he probado en la línea de agua y me gusta.

La parte mala (o por buscarle un “pero”), es que si quieres hacer algo más allá de delinear, necesitarás un pincel extra, pero ¿qué problema es ese para una maquiyonki? Ninguno. Si cuentas con él podrás hacerte ahumados en tres colores diferentes o uno multicolor si te apetece.

Ah. Eso y que no es barato. En la web de Clarins lo tenían por 35€ cuando no estaba agotado.

En casi todas partes ya está agotado pero en esta web puedes conseguirlo a muy buen precio.

7 Comments

7 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *