Sombras en crema Ombre Matte de Clarins

Primera vez en mi vida que veo una sombra mate en crema y si la he visto antes no me acuerdo. El caso es que cuando toqué por primera vez estas Ombre Matte de Clarins me quedé bastante sorprendida: no me esperaba un aspecto tan empolvado, de hecho yo diría que son sombras de un polvo muy cremoso y las que amamos las buenas sombras cremosas sabemos que tiene todo el sentido del mundo.

Clarins Ombre Matte

Clarins Ombre Matte

Estas sombras vienen en tarritos de plástico, tanto la tapa como el continente lo son y resultan muy ligeras y aunque no sean las idóneas, son buenas para viajar o llevar en el bolso ya que no necesariamente se necesitan brochas para aplicarlas: dedo y pista.

La peculiar textura de estas sombras que, repito, ni es polvo ni es crema, hace que no resulten nada tizosas, siendo a la vez tan finísimas que se agarran al pincel y de ahí a la piel como si fuesen aire. Son ligerísimas también al tacto: al contrario que puede pasar con cualquier otra sombra en crema (que forma una capa de producto más gruesa) estas sombras simplemente colorean el párpado sin una cantidad exagerada de pigmento, todo sea dicho, y sin manchar la zona con motas sobrantes de producto. Siendo un poco poética, es como pintar con una textura “nube”.

Es imposible no comparar el tono “02 Nude pink” con el Paint Pot Painterly de MAC, un tono piel clara con subtono rosado que unifica el párpado con una capa mucho más fina que el PP de MAC (como comentaba antes), depositando el pigmento con una facilidad bestial: no hay nada que extender, sólo aplicar el producto. Yo lo hago con la brocha 227 de MAC (muy ancha y de pelo natural) y en dos toques todo el párpado superior hasta la ceja queda cubierto. Magia en dos pasadas. Queda genial sola, sin más sombra que ella misma, para un look despejado.

Clarins Ombre Matte

El tono “03 Taupe” es un marrón topo que en una tez tan paliducha clara como la mía encuentro demasiado apagada, así que por sí sola no la encuentro muy favorecedora en mí. Este tono necesita acompañarse de un toque de brillo para darle vida a la mirada.
Independientemente de cómo se combine, el comportamiento de la sombra es impecable, dura perfecto unas 7 horas y no hace pliegues, sino que se desvanece, tal y como nos gusta que se vaya yendo el maquillaje, si es que tiene que irse 🙂

A diferencia de otras sombras en crema éstas, a pesar de que puede aplicárseles otras sombras encima, no hacen tan bien de base, por el contrario la aplicación es muy sencilla, de textura suave y larga duración. En cambio sí evitan borrones y pliegues en los párpados propensos a ello tal y como lo haría una buena prebase. Si tienes el párpado graso lo vas a gozar con estas sombras: matifican y alisan la piel tal y como prometen sin endurecer la superficie.
Clarins Ombre Matte

Por lo práctico del tono, la delicada textura y la larga duración, recomiendo sobre todo la sombra Nude Pink. El precio de cada una de estas sombras en la web oficial de Clarins es de 20,48€ aunque pueden encontrarse en otras perfumerías online a partir de 13,65€.

Producto recibido por cortesía de la marca/representante. Mi opinión es libre.

18 Comments

18 Comments

  1. 13verita13 says:

    Ay, ya te dije, pero es amor del bueno!! Yo pasé el dedo por todas y a la mano y lloré por no poder comprar ninguna ya mismo. Tan suaves, como mantequilla, y tan pigmentadas… Yo ne voy a hacer con todas, las que no caigan para Reyes y mi cumple, las voy a comprar yo. Menos mal que sólo tienen 6 colores…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.