Quiero comprar menos maquillaje (ja, ja)

Me estoy portando muy bien. Estoy comprando poco maquillaje.

A ver, que comprar mucho maquillaje sólo está mal cuando ya tienes demasiado y yo, comparándome con cualquier youtuber a la que siga, no tengo apenas. Esto lo digo para consolarme a mí misma, no es que me justifique yo ni nada de eso. Qué va.

La cosa es que sigo maquillándome como siempre. Misma continuidad y mismo look (para esto soy poco creativa) porque la verdad es que siempre voy con marrones y algún toque de color: verde duocromo (el de esta paleta PRECIOSA), rosa no chillón (amo la paleta Lolita), morado alguna vez (aunque en verano me lo pide menos) y toda la gama de rojizos de la Petit Heat.

Por cierto, la paleta de Too Faced con ese verde tan especial, es increíblemente cremosa, pigmentada, tiene un packaging muy especial y está rebajadísima en Sephora. Compra obligada para quien no la tenga. Y si buscas chollos, aunque por el blog me prodigue poco, en Instagram y en Facebook comparto casi diariamente códigos de descuento y promos. Ahí lo dejo.

Total, que estoy comprando con mucha más cabeza y tengo que darme la palmadita en la espalda a mí misma porque estoy orgullosa y tengo que felicitarme por algo, que tampoco es que esté consiguiendo muchos logros últimamente.

Como paletas neutrales estoy utilizando muchísimo es la de Becca que aparece en la foto anterior, que está descatalogada (aunque aún venden esta versión más cálida) y que a pesar del tute que le estoy dando, tiene un par de tonos que tienen una textura demasiado dura y que 2 de 5 sombras no funcionen bien supone un porcentaje demasiado alto para recomendarla. Una buenísima alternativa es la Naked Basics 2 de Urban Decay. Tuve también la 1 pero me sentaba infinitamente mejor la de tonos fríos y ahora la otra vive con una amiga.

A punto estuve de comprarme la Sunrise de Natasha Denona pero a pesar de lo barata que es (comparada con el resto de paletas de la marca) me sigue pareciendo carísima y aunque en conjunto me encanta la selección de tonos, creo que por separado tengo cosas muy parecidas en otras paletas varias. Aún así, muchas críticas de las que me fío, apuntan a que es maravillosa y no hubiera sido una mala compra, pero para mí el capricho del momento ha pasado y con suerte me olvidaré de ella para siempre. –Cruzo los dedos porque la de las piñas de Too Faced tardé un año en comprarla y estoy enamorada locamenti.–

Otra paleta que me hizo tilín fue la Neon Green de Huda. No tengo nada de la marca y no paro de meterla y sacarla de la cesta de compra pero como ningún código de descuento vale nunca para Huda Beauty, me estoy resistiendo como una lapa pegada a la roca del no-consumismo.

Además del intento este de no-compra de maquillaje, tengo actualmente un mercadillo en FB en el que ya me he desprendido de varias cosas pero aún con lo vendido, ha llegado alguna cosilla nueva a mi colección. Lo último fue esta paletita de Too Faced que me regaló una persona especial 🙂 Qué maravilla cuando manejas este nivel de maquiyonkismo super escrupuloso con todo el maquillaje y alguien, sin saber nada, te regala algo con lo que acierta tanto.

En principio es una paleta básica pero al fin y al cabo esto es lo que más utilizo. Tiene acabados mate, brillo y satinados y tonos claros, medios y muy oscuro. Para mí es perfecta y tiene un packaging que apetece tocar contínuamente. Es una latita con relieve y el cierre imantado.

Too Faced no siempre pone la mejor fórmula que sabe en sus paletas, son un poco cheaters en esto. Por ejemplo en las paletas de cartón de navidad o en las paletas pequeñas de plástico como las chocolate minis. Ahí nos han hecho la trampa. Fue legendario el desastre con la colaboración de Nikki Tutorials, ahí la liaron bien gorda. Incluso en una de mis paletas favoritas de todos los tiempos, la Sweet Peach (que me gusta tanto que incluso la sorteeé un par de veces en mi cuenta de IG) tiene un par de sombras que digamos, no complen con los estándares de la marca. Pero en este caso las 8 sombras son de alta calidad: cremosas, pigmentadas, de polvo muy fino… la amo.

Otra cosa que pongo en mi antihaul con estas sombras líquidas de Natasha Denona, marca que por fin acepta códigos descuento en Sephora. Veo reviews en youtube y quiero muy fuerte los tonos Sienna y Nightfall pero de momento digo no porque tengo sombras en crema maravillosas que utilizo siempre como base o a veces solas para looks rápidos y van a durarme años. Hace un par de meses me regalaron (no la marca) la Rose Gold de Charlotte Tilbury (jamás pensé en usar un rosa oro como base para un look en mi cara) y resulta que me encanta. El acabado tiene cierta textura pero al ser tan brillante queda un metalizado muy especial, festivo pero sofisticado de alguna manera.

También de Charlotte Tilbury pero en formato stick me flipa la sombra “Amber Haze” que suelo utilizar sola o como prebase de otras sombras en polvo. Y también tengo aún varias Magnetic eyeshadows de Nudestix que por desgracia ya no se distribuyen en España. No sé qué mierdas pasó ahí que justo cuando la marca empezó a petarlo en nuestras fronteras, la retiraron. Pero puedes adquirirlas en CultBeauty si echas de menos tener backup de tu favorita. Para mí el tono Spirit era magia.

Sobre productos de color para la piel he estado variando bastante. Por un lado rescaté la Camouflage de Essence, que tiene un precio que es ganga absoluta y a la vez cobertura alta y acabado mate. Como en verano ese acabado no me gusta nada y además creo que tanta cobertura no me favorece, la estoy mezclando con una gotita del Serum Rose Blend de Pixi y el resultado es alucinante. El serum lo estoy utilizando además como tratameinto y estoy a punto de terminar la botellita. Me gusta muchísimo: noto que nutre la piel sin exceso de grasa y el olor y la textura me resultan muy agradables. Llevo meses con ese botecito.

No creo que me comprase ambas cosas solo por usarlas juntas, pero cuando las combiné y vi como funcionaban sentí que cantaba bingo. La textura se vuelve fluida, se integran a la perfección, queda más ligera, se extiende de muerte, rebajas un pelín la cobertura y desaparece el acabado mate. La duración es bastante buena aunque eso sí, siempre la sello.

Últimamente estoy sellando siempre con los polvos Peach Perfect, que como ya decía en este post de IG, estoy más acostumbrada a los polvos compactos pero estos en formato mini me están resultando muy cómodos y me encanta el acabado.

Rescaté también la BB cream de MAC que tengo desde hace ya más de tres años (Lu, acaba eso ya de una vez) pero ahora en verano me queda demasiado clara. Lo que sí que parece que voy a terminar pronto son los Hoola de Benefit en tamaño mini (si quieres ver cómo he customizado la cajita para que sea más cómodo usarla mira este post). Y por último he estado probando la nueva base Hello Happy de Benefit que compré en formato mini también (vivan los minis!) y es maravillosa: ligera, de cobertura media, acabado satinado… me gusta mucho pero como siempre creo que hay opciones similares mucho más económicas. De todas formas agradezco mucho que sacasen el tamaño viaje y poder probarlo sin demasiado trauma económico. Me pillé el tono 2 y me va clavado, siendo un equivalente a NW15 aproximadamente.

Me hubiera encantado comprar el nuevo corrector de Fenty, el nuevo corrector de Benefit o incluso este lowcost de Revolution (raro raro que compre yo algo fuera de Sephora) pero me he propuesto terminar los que tengo ahora. Venga, que yo puedo.

Con lo que no me veo tan capaz es con terminar alguno de las miles (no tantas) de barras de labios que tengo porque apenas me estoy pintando los labios. Me consta que más de una de las más antiguas que tengo tiene que estar caducada ya, así que tengo pendiente hacer un decluttering de barras de labios. Ese vídeo me lo apunto como “deberes para la vuelta al cole”.

Este post contiene algunos links de afiliación. No tienes porqué usarlos pero si lo haces, muchas gracias. 🙂

4 Comments
Share:

4 Comments

  1. Lunaplat says:

    Pero qué ilusión un nuevo post de Maquiyonkis!!! :-D. Pues no he probado muchos de los productos que incluyes pero tal y como los describes pintan muy bien. Qué pasada lo de que hayas tocado pan en los hoola!!. Yo perdí la cuenta de los que tengo porque siempre venían en los kits de Benefit de los que era super fan. Creo que los del Cabana Glama los tengo cerca del pan pero aún así no sé si lo conseguiré. Por cierto que yo también estoy intentando no comprar labiales e intentado resistir la tentación de favorites nude de Sephora como te decía esta mañana. Toca ser fuerte…. Besosss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.