Naked Heat de Urban Decay

He hecho un vídeo maquillándome con esta paleta pero si no quieres verlo haz scroll, sigue leyendo y aquí no ha pasado nada:

Cuando empecé a investigar por internet productos de maquillaje para empezar a maquillarme un poco más allá de la máscara de pestañas no podía entender que a alguien le gustasen las sombras marrones y mucho menos cálidas. Ni las brillantes. No lo entendía.

Y ahora mírame. Esto es lo último que ha caído en mis manos:

naked heat paleta

Naked Heat de Urban Decay

Hasta hoy, la familia de paletas Naked nos tenía acostumbrados a tonos de sombras dentro de la gama de marrones para looks diarios, que venían acompañadas de un par de colores algo más especiales para poder transformar esos looks en algo más fiestero. De ahí su nombre Naked, era casi como ir en pelota.

Pero con la última Naked, Urban Decay ha apretado las tuercas y la paleta ya no es tan “everyday look”.

Y no sólo por eso recibió muchas críticas a los pocos días de salir, fue una paleta muy controvertida.

La primera remesa debió de salir con algo de prisa y algunos colores se repetían (por lo tanto otros faltaban) y además de eso, algunas paletas no pigmentaban todo lo bien que se espera de las sombras de Urban Decay. Pero ese marrón se lo comieron en los estates. A mí, tres meses después de su lanzamiento, me llega una paleta perfecta de arriba a abajo. Con sus más y sus menos pero perfecta en cuanto a fabricación.

naked heat paleta

Empiezo con uno de esos “menos”: el pincel. ¿A quién le sorprende? A nadie. Los pinceles de las paletas de Urban Decay (y ya puestos, de la mayoría de paletas del mercado) son una chusta. No valen nada. El pelo es sintético, hasta aquí todo bien, pero es demasiado firme. No son gigantes pinceles, son molinos cepillos. Ni recogen suficiente sombra ni lo depositan con intensidad a la piel.

naked heat paleta

Una pena que estos pinceles que acompañan a las paletas Naked no estén a la altura, porque estéticamente son una maravilla, sobre todo los diseños de los que vinieron con la Naked Smoky y la Heat.

Podría utilizarlas para sombras en crema, ya que los pinceles sintéticos suelen ir mejor con ellas pero es que ni siquiera la forma en la que están cortadas me gusta. Agradecería una forma más plana y de pelo algo más corto. Supongo que es mucho pedir.

naked heat paleta

Pero el trauma de la brocha se supera pronto cuando pruebas las sombras. De hecho se te olvida el disgusto sólo con mirarlas:

naked heat paleta

Ya había oído, visto y leído mucho sobre esta paleta, así que sabía lo brutales que iban a ser los swatches sobre la piel.

Los de la foto siguiente están hechos sobre prebase para rostro.

naked heat paleta

Las sombras se deslizan sobre la piel de forma ultra suave y dejando atrás un rastro de pigmento muy intenso. Es una gozada. Pero si te fijas en al paleta verás que al recoger la sombra, bien con el dedo o con un pincel, la superficie se llena de polvo, es como si las sombras estuvieran tan pigmentadas que no pudieran mantenerse compactadas.

Pasa algo similar con las sombras de Kat Von D: son sombras de gran intensidad de pigmento y muy polvorientas; parecen poco prensadas.

Desde el primer uso me di cuenta de que tenía que utilizarlas con muchísimo cuidado, nada de looks en cinco minutos a las 8 de la mañana. Con esta paleta tienes que ir des-pa-cito, quiero respirar tu cuello despacito, de lo contrario acabarás siempre con el mismo garabato rojizo en los ojos.

También encuentro que las sombras, a pesar de que a la vista parecen formar una gama bastante variada, luego a la hora de trabajar con ellas se mimetizan quizás demasiado. Son muy similares y apenas contrastan unas sobre otras.

Quizás le falta un dorado puro bien brillante o una sombra negra con brillo rojizo, no olvidemos el exitazo que fue en su día la sombra Smoked Ruby de MAC (en la imagen).

La Naked Heat tiene muchas sombras intermedias y en mi opinión le faltan sombras oscuras que marquen profundamente el look consiguiendo más contraste. Aunque todo sea dicho: las sombras En Fuego y Ashes (ambas mates), en mojado funcionan de vicio.

En seco me esperaba más de ellas, sobre el párpado pasan más desapercibidas de lo que yo creía.

Es como que me sobran un par de sombras que se me hacen muy similares, incluso podría quitar 3 si me apuras, y me faltan otras tantas pero claro, esto no es una paleta “háztelo tu mismo”, esto es el menú del día y te comes lo que hay.

Que ojo, yo me lo he comido hasta atrás, pero como bien comenté siempre como excusa para no comprármela: a mí con una Heat de 6 sombras me valía.

Puedes comprar tu Naked Heat por 41,00€ en la web oficial de Urban Decay.

Introduciendo el código MAQUIUD en la cesta de la compra, recibirás una caja imantada Urban Decay y gastos de envío gratis.

Producto recibido por cortesía de la marca/distribuidor. Mi opinión es libre. Gracias por hacer click en los links de afiliación.

8 Comments
Share:

8 Comments

  1. Sonolila says:

    Que te voy a decir de esta paleta! Solo con verla ya alucino! Aun no le he metido el dedazo por falta de tiempo, pero tengo ganisimas de ponerla a prueba!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *