Mi rutina de belleza | Diciembre 2014

La primera/primeras veces que leí eso de «rutina de belleza» me sonó fatal, me sonó a putamierda.
El pudor que me producía el término venía a causa de la errónea asociación que hacía yo del concepto «belleza» con lo que son los cánones actuales de una faz bella, cuando en realidad lo bello se refiere a lo estéticamente equilibrado, algo directamente relacionado a lo espiritual y a lo que es en la vida un ritmo armonioso tanto en lo superficial como en lo interno, así en general.

Y luego también está lo del término «rutina» que dentro de cualquier contexto da pereza de por sí.

Ahora ya estoy acostumbrada porque para entendernos tenemos que ponerle nombre a las cosas y yo de momento no he encontrado un nombre mejor, así que hoy voy a escribir sobre mi rutina de belleza o lo que es lo mismo, lo que hago (actualmente) cada día para lograr que mi piel esté en equilibrio.

Esto por un lado… (tratamientos, tónicos, hidratantes, serums…)

Rutina de belleza facial

Y esto por otro… (limpieza, exfoliación, desmaquillado…)

Rutina de belleza facial

Si alguien alucina con la cantidad de productos que salen en este post sinceramente no le culpo, sólo aclarar que no me lo echo todo todos los días; a pesar de que solía tener 4 ojos no tengo dos caras, nadie se asuste. Ni soy estricta con estos pasos ni creo que sean todos ellos imprescindibles. Una limpiadora y una hidratante serían los básicos: lo demás son detalles que mejoran una liturgia que abrazo con agrado cada día al levantarme y al acostarme.

Para ponernos en antecedentes diré una vez más que mi piel es mixta con tendencia al acné y por lo general no es extremadamente sensible aunque he experimentado reacciones desagradables con el Aloe Vera por ejemplo, pero es muy raro que mi piel reaccione mal a los cosméticos en general. Al ser mixta es también caprichosa así que a veces me salen brillos con facilidad y otras veces se me reseca la «zona T», apareciendo desescamaciones entre las cejas o en las aletas de la nariz.

Actualmente tengo la piel bastante bien. No puedo evitar que el paso del tiempo haga mella en mi cara pero exceptuando lo inevitable está muy bien. Y ahora ya sí, voy a comentar producto por producto cual es mi rutina y cómo me va con esta combinación de productos.

Comienzo por la mañana con la limpieza de cara. Bajo la ducha suelo usar el Rare Earth Deep Pore cleanser de Kiehl’s que para pieles mixtas como la mía que «tienden a brillar» va bastante guay y despeja el poro ya de buena mañana. Hace un poquito de espuma, la justa para quedarse a gusto psicológicamente, ejem. Al tener arcilla blanca se mete en el poro con delicadeza dejando al piel limpia y matificada. Me mola mucho. Creo que es el tercero que uso.

Kiehls rare earth cleanser

Cuando noto que mi piel lleva varios días sin brillos o especialmente mate, cambio este producto por el Gel Micelar de Babé y lo suelo utilizar combinado con el Foreo Luna, más o menos cada 4 días o un par de veces por semana, aunque con el gel micelar no creo que repita, no me disgusta pero después de tanto tiempo utilizándolo la conclusión es que me ha dejado un poco fría.

Foreo Luna

Tanto la Rare Earth como la Babé + Foreo los utilizo bajo la ducha pero si por algún casual me ducho dos veces en el mismo día (aunque no suele pasar muy a menudo) trato de no exfoliar dos veces, es decir, no utilizar en el mismo día la Rare Earth y la Foreo, que podría ser demasiado abrasivo.


Después de la limpieza viene la tonificación aunque este paso me lo salto muchas veces, algunas por olvido y otras porque paso conscientemente para no sobrecargar la piel, que cuando notas tú que no hace falta igual es que no hace tanta falta.

El tónico que estaba utilizando ahora (o más bien tratando de utilizar) es un Agua de Rosas, éste es de Natural Carol y me vino en una EssentiaBox. Es un producto de cosmética bio. El caso es que por muy natural que sea no significa que el cuerpo lo tenga que aceptar de buen grado, sin ir más lejos a mí en un par de ocasiones -de unas 10 que lo habré usado- me hizo reacción y mi piel no reacciona fácilmente. La primera vez pensé que sería por otra cosa pero justo hoy me volvió a pasar así que lo he aparcado.

Natural del todo no es, exactamente contiene Extracto de Rosa Centifolia, agua, Sodium Benzoate, Potasium Sorbate, Sodium Citrate, y Ácido cítrico.

Agua de rosas

Puede comprarse en la web de Essentiabox por 4,11€/125ml. que no está nada mal para alguien cuya piel lo tolere del todo. Yo evidentemente antes de volver a adquirirlo rellenaría el botecito con el tónico de rosas de Thayers que tiene una formulación impecable y además en comparación precio/cantidad es mucho más barato. De momento el que usaré en su lugar es un tónico de Kiehl’s que tengo en la recámara. Ya os contaré qué tal.

Lo que hago después de tonificar la piel, cuando lo hago, y sólo si tengo acné es aplicar uno de estos discos impregnados de Stridex. Contienen ácido salicílico que a mí contra el acné me va de lujazo. Tengo una review más completa sobre ello aquí. A mí un granete no me molesta pero a veces me salen pequeños brotes muy molestos en ambos lados de la mandíbula que incluso llegan a doler, y con dos o tres aplicaciones de esto la cosa mejora mucho: la hinchazón baja, se seca y la zona deja de doler.

Discos Stridex

Los compré en iHerb y están muy bien de precio. Repito seguro.


Lo siguiente es el serum, el producto que refuerza y añade beneficios al tratamiento que utilicemos y siempre va antes de la hidratante, siempre. Actualmente estoy utilizando el Ultimune de Shiseido, un concentrado energizante que se supone activa la inmunidad de la piel. A mí los términos con los que me han explicado cómo funciona el producto (Shiseido me invitó a un hangout con responsables de la marca que nos explicaron a varias bloggers como iba el tema) se me escapan totalmente pero leyendo al formulación encuentro Alcohol Denat en segunda posición, dimeticona en tercera, unos cuantos PEGs y bueno, me pregunto un poco dónde está la magia.

Shiseido ultimune

Sensorialmente es un placer pero al igual que ocurre con el resto de productos de tratamiento, para ser realmente objetivos hay que valorarlos a la larga. Por desgracia para mí no voy a poder comprobarlo durante mucho más tiempo porque ni mi economía ni mi moral me permiten invertir 100€ cada tres meses en esperanzas para mi piel, claro que si puedes permitírtelo te garantizas un producto muy agradable y cómodo en un tarro precioso, de eso no hay duda.

Shiseido UltimuneQuitando el elevado precio y la falta del «milagro inmediato» los puntos positivos son todos: la textura es impecable, es muy fluida y de aspecto lechoso y te deja la piel mejor que muchos primers del mercado pero evidentemente sin esa pesadez, está deliciosamente perfumado y se absorbe como un suspiro. Cualquier producto ya sea de tratamiento o de maquillaje que aplico encima es asimilado por la piel a la perfección, es decir, que no interfiere con el uso de cualquier otra cosa y lo más importante es que últimamente mi piel está mejor que meses atrás: aunque éste no sea el único producto causante de ello sí forma parte de un conjunto que funciona. Poco más puedo decir.

El serum me lo aplico cada mañana y algunas noches, a capricho. Y una vez aplicado el serum sigo con la hidratante.

Normalmente tengo una hidratante con algo de SPF y una crema más rica para la noche pero actualmente me junté (ya sea por cajas de muestras o por envíos de marcas) con varias hidratantes son protección solar y además, las últimas que he probado no son compatibles con el maquillaje, algo difícil de encontrar por cierto, aunque con la Superdefense de Clinique me iba bastante bien, mejorable pero bien.

La hidratante de día que estoy utilizando ahora mismo me encanta, es este gel-crema antiedad de Anhelle.

Rutina de belleza facial

Lo de Anhelle ya empieza bien porque el envase además de molar estéticamente está bien pensado ya que al ir saliendo el producto no entra el aire en él haciendo que se conserven mucho mejor las propiedades antioxidantes del mismo. Además el pump (que yo jamás había visto cosa igual) no deja residuo alrededor, me refiero a esos restos de producto reseco que se quedan tan fácilmente en las boquillas de otros envases.

Anhelle es una marca catalana que comulga con la filosofía del «sin»: sin parabenos, sin siliconas, sin alérgenos y sin colorantes; y lo hermoso de su imagen y packaging saca a la diseñata que hay en mí: me encanta.
Anhelle
Esta hidratante es muy fluida aunque yo no la denominaría gel-crema como lo hace la marca. Se absorbe rápido, resulta refrescante y ligera y tiene un aroma leve a hierbas que me encanta y desaparece pronto. Es muy agradable utilizarla. Me ha gustado mucho para utilizar de día a pesar de la pega de que no tiene protección solar, además de lo dicho porque permite aplicarse cualquier tipo de maquillaje encima con facilidad.
Está indicada para pieles normales, mixtas-secas y secas y a mí (piel mixta con tendencia acneica) me ha ido de maravilla, no me ha resultado grasa en absoluto, de hecho me extraña que algo tan fluido y ligero esté indicado para ese tipo de pieles, pero es lo que hay. Todo en orden.
Me ha recordado un poco a la Continuous Rescue de Clinique que también ofrece propiedades antioxidantes y me gustó mucho, claro que ninguna es barata. Esta de Anhelle me vino en aquella gloriosa Essentiabox que celebraba su primer aniversario y tiene un precio de 45€/40ml (precio especial en su web).

Por las noches utilizo como hidratante la Bio Clinic de Oriflame, una crema muy ligera indicada para pieles adultas con acné e imperfecciones. Está indicada para día y noche pero tampoco tiene SPF. Además su peculiar aroma a regaliz negro, que por cierto es muy intenso y permanece presente bastante tiempo, a pesar de que empezó gustándome terminé por cansarme un poco y por eso la dejo para la noche. Resulta bastante hidratante y efectivamente, combinada con otros productos contra el acné me ayuda a mantenerlo a raya, así que a excepción del asunto «olor», cosa siempre muy personal, está bien.

Yo la tengo gracias a Mapi Ojeda del blog Mi Boudoir, que además distribuye Oriflame.

El siguiente y último paso aunque no lo realice a diario es el aceite y ojo, sólo por la noche.

Aceites faciales

El Midnight Recovery Concentrate es un combinado de aceites que aplicado en mínima dosis por la noche te da un aspecto casi nuevo por la mañana. Utilizo unas tres gotas aplicado con las yemas de los dedos por todo el rostro y últimamente lo hago cada 9 días o así, a veces dos días seguidos y luego vuelta a «descansar». Si lo haces cada día deja de tener efecto, además conviene no abusar. Lo que notas es un ligero efecto de relleno en la cara y a veces incluso hace que desaparezcan las rojeces más extremas, supongo que algo en su formulación favorece la circulación. En las noches de verano puede llegar a resultar algo pesado pero ahora que ha vuelto el frío «entra sólo».

Aceites faciales

El aceite de Orquídea Azul de Clarins lo utilizo en las sesiones de domingo en las que tengo tiempo y ganas de darme un mimo extra, aunque llevo poco tiempo haciéndolo. Lo que hago es, con la cara limpia, aplicarme unas gotas en las palmas de las manos, frotarlas para atemperar el aceite y masajear el rostro durante unos minutos. Desestresas un montón y además su aroma herbal relaja un montonazo, perfecto para antes de irse a la cama y sobre todo después de mascarillas que pueden llegar a resecar un pelín el rostro, como ésta de Arcilla verde de Sakai que estoy utilizando ahora. Sale un poco más cara que hacerla a partir de arcilla en polvo pero es muy cómodo que ya venga preparada y en un tubo lista para usar.

Me encanta cómo le va la arcilla verde a mi piel mixta pero a veces la deja un pelín demasiado tirante. Justo después de usarla tonifico e hidrato la piel y esa noche, si «me lo pide» me hago un masaje facial con el aceite.

Mascarilla de arcilla verde

Limpiarse la cara tanto por la mañana como por la noche es importante pero si además te has maquillado hay que desmaquillarse y no vale sólo con lavarse la cara. No valeeeee 🙂

Si te has maquillado más bien tirando a poco bastará con un agua micelar y jabón. A mí aún me queda de esta de Ziaja que no me gusta nada y no recomiendo: no retira bien el maquillaje, es demasiado jabonosa y si se te mete en los ojos estás jodida amiga. Pero es la que tengo y ahí voy tirando con ella con bastante desgana todo sea dicho. Puede utilizarse con discos de algodón o con una muselina. Yo trato de no usar muchos discos por el tema ecológico pero siempre tengo alguno a mano que uso cuando me siento especialmente perezosa, tanto como para no querer frotar trapetes 🙂

La mejor agua micelar que yo he probado hasta el momento es la de Bioderma, claro que vale una pasta.

Rutina de belleza facial

Los días que me he maquillado mucho, me he pintado los labios con una barra de larga duración y los ojos/pestañas con productos waterproof siempre echo mano de un buen bifásico. El de Mercadona/Deliplus me va de lujo y siempre repito con él, siempre a mano y a precio bajo.

Una vez retirado lo más bestia del maquillaje limpio mi rostro con un jabón facial. El que estoy utilizando ahora es el gel micelar de Babé (más arriba), aunque como dije antes he probado otros que me gustan más.

Eve Lom cleanser

Y para terminar, una alternativa al desmaquillado anterior: el bálsamo desmaquillante o «cleanser crème» de Eve Lom, mundialmente premiada y conocida como LO MÁS en cuanto a limpieza facial.

Otro producto con un precio de esos que escandalizan, unos 70€ por bote. Tiene una textura semi sólida que al contacto con las manos se derrite formando un aceite de esos que emulsionan con el agua, un festín de texturas. Es muy delicada con la piel y a la vez arrastra con el maquillaje permitiendo además masajear la zona, que siempre viene bien.

No es el método más rápido pero sí el que más favorece a la piel por lo cuidadosa, aunque tiene un olor peculiar que no le gustará a todo el mundo. Nota: Ya sé que doy mucho la chapa con los olores, no lo puedo evitar. Creo que cuanto más vieja más maniática me vuelvo con esto.

Rutina de belleza facial

Y esta ha sido/es mi rutina de belleza aunque como ya he dicho intento hacer combinaciones de productos para que no sea tan monótona, además todo esto a diario ni tendría sentido ni sería necesario.

Con el tiempo he ido añadiendo algunos productos a lo que en principio era un jabón y una crema hasta que la cosa ha alcanzado la magnitud que se aprecia en este post, que si te has leído entero supongo le habrás encontrado algo de sentido, además de merecer una medalla. Enhorabuena.

Share:

28 Comments

  1. alba bs says:

    Enterito me lo he leído! Me parece muy interesante ya que tenemos unas características de piel similares. Me voy a lanzar a probar el aceite de Clarines que tiene súper buena pinta!!

  2. Hola!! Vaya rutina más completa, me ha gustado muchísimo leer la entrada!! Yo también uso el aceite de Kiehl's pero no sabía que había que dejar la piel descansar :/
    Lo estoy usando a diario desde hace un mes pero a partir de ahora lo usaré haciendo descansos vaya que deje de funcionarme porque me está gustando mucho.
    Besos!

    1. Gracias guapi 🙂 Lo de que hay que dejar descansar la piel con el aceite de Kiehls no sé de dónde lo saqué, o sea, no creo que la marca diga nada de eso, sino que son apreciaciones mías, por cómo noto que me afecta a mí, pero igual a ti no te pasa, no sé. Ya sabes cómo es esto.
      Yo cuando la uso de seguido noto como que se desinfla el efecto.

  3. Mareas. says:

    Medallita¡¡¡¡ aunque uau, tanta cosa asusta de golpe al verlo en las fotos jajajajaja.
    Yo no uso ahora ya serum, demasiados pasos… por la mañana gel de limpieza, hidratante y contorno ligero con spf y spf por toda la cara.Por la noche, desmaquillado, gel de limpieza, tónico, hidratante y contorno más hidratante.
    Un beso.

  4. Buenos días,

    Me ha gustado tu rutina y en algunos productos coincidimos y otros los tendré presente. Es curioso lo que comentas, de que tu piel rara vez reacciona mal a los productos y a mi me pasa igual, de hecho, sólo ha reaccionado mal a dos productos, siendo uno de ellos el midnight, es ponérmelo y me salen un millón de mini granitos parecidos a los que llamamos gorderas en los bebes, ni idea de que será lo que le sienta mal a mi caprichosa piel. Te entiendo, con lo olores soy igual que tu.

    Besos

    1. Eso que te sale con el aceite de Kiehls serán miliums? vaya lata, a mí me salen muy de vez en cuando cerca de los ojos. Son una chapa, sí. La gente se los quita con agujas de inyección pero yo no tengo valor. paso.
      A mí el aloe vera me irrita a veces, cosa rara y las bases de MAC tampoco me hacen mucho bien al acné :/

  5. A mí me encantan estas entradas,me lo leo con mucho gusto.Creo que los aceites de Clarins llevan parafinas,que para lo que valen los botecitos,ya podrían hacerlos de aceites más exóticos,digo yo. ¡Ah! Yo digo "ritual" en lugar de rutina, es que rutina me suena a aburrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.