Loción hidratante corporal de Mádara Organic Skincare

¿Sabéis donde está Letonia? Yo tengo que confesar que lo tuve que buscar, porque sabía que estaba por allí arriba pero no las tenía todas conmigo; ando fatal de geografía, no me lo tengáis en cuenta. A parte de ganar Eurovisión en el 2002 con una canción que no fui capaz de escuchar entera, me acabo de enterar de que es allí donde se fabrica este producto que llevo utilizando desde hace un mes, la loción hidratante corporal de Mádara Organic Skincare.

Lo primero con lo que flipo es con el envase que tiene un diseño pulcro y mate como un artículo de lujo y un dispensador de pump que no había visto en ningún otro packaging antes. Esta boquilla hace que salga el producto de manera higiénica y al ser tan liso no se queda producto reseco ni nada, y no sigo con estas pequeñeces que me vais a acusar de chorras pero en su día estudié diseño de producto y me fijo en estas cosas, no lo puedo evitar 🙂
Si me ciño al contenido y no al continente tengo que decir que es una crema normal y corriente o al menos tanto como una buena crema en cuanto a textura; es muy fresca, bastante ligera, muy fácil de extender y lo mejor de todo es que se absorbe rápidamente y no deja ningún tipo de residuo. También destacar que resulta refrescante sin llegar al efecto frío. Es una de esas cremas que entran bien en la piel dejándola suave e hidratada.
Normalmente encuentro que las cremas para pieles secas -que son las que suelo utilizar para el cuerpo- o bien tardan siglos en absorberse y terminan en su mayoría en la ropa o en las sábanas, o bien dejan una «película parafinosa» en el cuerpo que aún notas cuando te duchas al cabo de las horas. Por suerte con esta crema no pasa ninguna de estas cosas aunque siendo sincera no esperaría menos de una hidratante corporal de su precio.
Su olor es sin duda lo más característico. Es uno de esos aromas verdes que no complacen a todos los gustos sin embargo a quienes nos gusta nos entusiasma. Es una especie de olor a hierba recién cortada aunque R dice que huele igual que unas plantas que crecen al lado del río (que el pobre no recuerda cómo se llaman y se ha quedao todo rabiao). Quizás tenga algo que ver con las algas bálticas que contiene a parte de manteca de cacao, caléndula, extracto de café o manzanilla.

Aquí dejo la lista de ingredientes para quien quiera saber más y a fondo. Como veréis lleva dos tipos de alcoholes: normal que se absorba tan rápido. Aún así en este mes que la he usado no me ha provocado ninguna reacción ni irritación extraña, todo lo contrario, me ha parecido muy agradable e hidratante.

Lo cierto es que no la uso absolutamente todos los días porque me gusta tanto que me da pena gastarla (suspiro) y al tener un precio de 17,00€/150ml no es un artículo que yo me vaya a comprar muy a menudo, sin embargo lo encuentro perfecto para darse un buen capricho, para regalar a alguna loca de las cremas (no miro a nadie) o mismamente para huir de la rutina de hidratantes del Mercadona. De todas formas tengo un año para gastarla antes de que caduque, yo creo que vamos bien.

Sus ingredientes son 100% de origen natural, algunos procedentes de agricultura ecológica, no testan en animales y en el paquete utilizan papel amigable con el medio ambiente. Es un producto certificado por Ecocert.

Yo conocí esta marca por Cocunat, tienda online sita en España de cosmética natural que se puso en contacto conmigo para ofrecerme probar uno de sus productos. Tienen una gran variedad de marcas muy apetecibles para fanáticos de las opciones más naturales y algunas cosas que no se encuentran fácilmente, así que merece la pena echar un vistazo. Además la web tiene un diseño limpio y claro que invita a fisgar indefinidamente. Bravo por ellos.

Todos los pedidos van acompañados de tres muestras, llegan en 48/72 horas, a partir de 35€ tienen gastos de envío gratis y por cada compra de más de 50€ destinarán un euro a la Fundación Sandra Ibarra de solidaridad contra el cáncer. ¡Bravo por ellos!

Cocunat me ha enviado este producto para su review. Mi opinión es libre.

15 Comments

15 Comments

  1. Esas plantas al lado del río pueden ser juncos??? es lo primero que me ha venido a la mente cuando lo he leído!! jaja la crema pinta bien pero un pelin cara para una hidratante. besos!!

  2. Ay! Quien tuviera dinero para darnos este tipo de caprichos continuamente… Pero bueno, seguro que algún día pico y la pruebo porque me encantan las cremas hidratantes y cuanto más naturales mejor.

    Un beso!!

  3. Mareas. says:

    Si huele igual que el serúm ni me lo planteo, acabé cogiendo mania a ese olor herbal acuático nosécómo pero para ser crema corporal 8eso si buen Inci, no sé discute) me parece cara.
    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.