Crazy for Kittens de Kat Von D: la gótica de las nieves

Era yo aún chavalina cuando empezaron a emitir en no-se-cual-cadena aquello de LA INK, un reality americano de tatuadores en el que Kat Von D era al estrella, una chica latina entre gótica y roquerilla que tatuaba y tenía movidas. Nunca fui muy fan.

Cuando hace más de una década vi que Kat lanzaba una marca de maquillaje con su nombre me parecía que tenía todas las papeletas para petarlo ganso, hacer zas zas con los billets, make it rain, aunque a mí no me llamase mucho su estética de malota.

Kat Von D crazy for kittens
La felicidad en un blister.

Cuando llegó a España ya casi me había olvidado de que la mujer tenía línea de maquillaje. Me entró curiosidad pero tampoco fui corriendo a verlo en tienda, de hecho no llamaron nada mi atención aquellas primeras paletas de corte gótico. Sacó unas cuantas míticas llenas de colorido que años después me alegro de no haber comprado. Sin embargo, con el tiempo me entró la curiosidad: se oían maravillas de sus correctores, de sus sombras, de sus barras de labios líquidas… fue ahí cuando caí con todo el equipo. A día de hoy las Everlasting Liquid Lisptick son mis favoritas.

La marca ha ido puliendo su estética con el paso de los años y hoy en día, aunque su rollo oscurillo sigue mandando, ya no abusa tanto de retratos ilustrados, es un poco más gráfica. Más mi rollet.

Crazy for kittens de Kat von D

Ya sabemos que las marcas se vuelven locas en navidades lanzando un mogollón de paletas y packs de ediciones limitadas, pero a veces son productos de línea fija a super buen precio, no siempre, pero suele haber muchísimas cosas chollo. Este pack Crazy For Kittens me lo pareció totalmente ya que contiene cuatro productos superfetén de la marca.

Aquí los juguetes fuera del pack.

La paleta Alchemist no es ninguna novedad, ya hasta casi me había olvidado de ella pero durante mi año y medio currando en Sephora pensé comprármela en muchas ocasiones. A punto estuve. Pero no es una paleta fácil de llevar.

Parece todo blanco pero no, es que es mágica.

Es una paleta de iluminadores de rostro aunque por tamaño parezcan sombras de ojos (y como tales pueden usarse también) de colores pastel duocromo. Tienes que tener los ovarios bien puestos para usarla en un look que no sea disfraz de alien en carnavales. Yo, que rara vez salgo de los marrones en los ojos, soy bastante valiente con los iluminadores y entre que no se me quitaba el cosquilleo y que salió este pack especial con ella y otros minis, por fin me lancé y la pedí online. Añadir que llevaba largas horas en el hospital con mi madre, que por cierto está perfectamente, y cuando estoy aburrida siempre me paseo por la web de Sephora 🙂

Alchemist es una paleta triangular de cartón blanco con efecto iridiscente (rollo holo), con espejo interior y 4 tonos de fino brillo pastel escarchado:

  • Emerald – verde aguacate pastel
  • Saphyre – azul aguamarina claro
  • Amethyst – ultra violeta azulado claro
  • Opal – rosado bebé

…me costó un huevo describir los tonos y es que no es fácil, todos los colores son entre perlado y duocromo, un efecto que se ve muy intensificado sobre bases oscuras: encima de una sombra en crema negra o muy oscura hace auténticas virguerías. Te quedas tonta mirando los swatches.

Muy apta para tirar magias.

Puedes utilizarlo de forma sutil para un look normalito o puedes aplicarlo de forma más intensa para looks más atrevidos, porque se adapta bien a lo que busques mientras tengas pulso con las brochas. Además son suficientemente cremosas para aplicarlas con el dedo en el párpado y crear un brillo nieve perla rollo sí, soy la loca del maquillajos.

Aquí en versión magia negra.
Pongo una segunda foto con base negra porque me flipa muchísimo.

Resumiendo: la paleta Alchemist de Kat Von D es la fantasía navideña de una gótica en las nieves.

Cada iluminador de la paleta Alchemist contiene 1.53 g.

La máscara de pestañas de Kat Von D Beauty «Be Bold or Go Home» en color negro (el único que existe en la marca) es una especie de Better Than Sex pero más fluida y para mí con muchísimo mejor cepillo. La máscara superventas de Too Faced me encanta: me deja las pestañas exageradas sin apegotonarlas y les da longitud y rizo, vamos, que lo hace todo. La única pega que tiene es que el cepillo es de tipo diábolo y a mí las que más cachonda me ponen con las de punta fina. Esta de Kat Von D tiene un cepillo clásico, recto y con acabado afilado. Perfecta. Aplaudo con las orejas.

Este tamaño mini contiene 4.3 gramos y adquirida por separado cuesta 12,55€.

Arriba la versión mini que viene en el pack.
Abajo la versión tamaño venta que compré hace casi un año y aún chuta.

El eyeliner Tattoo Liner en tono Trooper Black (negro) es un eyeliner líquido con punta de pincel que al contrario que las puntas de fieltro, nunca pierde la forma ni la nitidez de trazo. Es otro superventas de la marca (y de Sephora) y es por algo: mucha gente busca la herramienta perfecta para hacerse un rabillo gatuno en el ojo con precisión e intensidad y este eyeliner es fijo, mate y muy negro. Yo no suelo hacerme cat eyeliners porque tengo el párpado caído y siempre se me hace el pliegue que lo jode, pero lo uso para intensificar la línea de las pestañas cuando me hago looks intensitos sin difuminar. La punta es finísima y los finos pelitos del pincel me ayudan a conseguir una línea perfecta. Contiene 0.2 ml que parece nada y menos pero es que el tamaño original contiene 0.55 ml, que tampoco es tanto más.

Uno de los labiales que más utilicé el año pasado y a principios de este fue el Everlasting Liquid Lisptck en tono Double Dare y justo aparece en mi vida este pack que contiene una minitalla. Otra razón para echarlo a la cesta. Es un tono perfecto para cuando quieres llevar los labios rojos-pero-no.

Los labiales líquidos de Kat Von D no son cómodos para todo el mundo porque son muy fijos y resecan un pelín, así que si no tienes los labios en buena forma seguramente notes tirantez o te resequen. Yo los amo fuertemente y la comodidad que resulta para mí poder pintarte los labios con coloren tan intensos y que no se muevan ni una gota, me compensa todo lo demás.

Esta minitalla contiene 3 ml, tengo otras minitallas y sólo he gastado una roja de Outlaw (otro de mis tonos preferidos de la marca) porque cunde muchísimo. Comprándolo suelto tiene un precio de 11,95€.

Para mí ha sido casi como «escoge los 4 productos que más te apetezcan de Kat Von D que te hacemos un pack» y ahí en bandeja que me lo pusieron.

El pack Crazy for Kittens de Kat Von D es de edición limitada y puedes comprarlo aquí por 33,95€ – Si añades el código ESCORPIO15 tendrás un descuento del 15% que te merecerá la pena sobre todo si eres gold, ya que no te cobrarán gastos de envío nunca, o si pides alguna cosa más y llegas a 30€ que es el mínimo para envío gratis.

Share:

4 Comments

    1. Gracias! Pues me parece un buen comienzo con la marca, la paleta es muy especial y las minitallas son básicos que a mí me flipan. Yo tengo un montonazo de movidas y todo me encanta, me gustan mucho las sombras de ojos, los lápices de cejas… tengo ganas de probar la nueva base de maquillaje pero me estoy resistiendo porque tengo varias abiertas y no debería acumular más pero caerá! 🙂 Mil gracias por pasarte!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.