Crackers de Make up Forever

compras en sephora

Diciembre es el mejor mes para comprar maquillaje. Te lo digo yo que tengo un blog que se llama Maquiyonkis. O sea, escúchame.

Pero antes de que te quedes con la idea de que compro compulsivamente déjame decirte esto: compro mucho pero lo miro al milímetro. En realidad compro cada vez menos: me estoy vovliendo una escogidilla. Sí, sigo comprando más de lo que necesito porque partimos de la idea de que maquillaje realmente NO NECESITO NADA, porque no es un bien necesario para la supervivencia.

En resumen: lo que compro lo compro con cabeza. Trato de comprar bueno y barato y esto es posible muy pocas veces. Una de ellas las fechas de navidad.

compras en sephora

Como los artículos de “perfumería” son super regalables de cara a las fiestas -el maquillaje y la cosmética de paso- las marcas bombardean las tiendas físicas y online de productos, packs especiales, ediciones limitadas de navidad y demás. Supongo que a estas alturas habrás oío hablar de los crackers.

Los crackers vienen de fuera, como no, y fuera es el Reino Unido. Un caramelero de mediados del siglo XIX inventó estas cajitas con forma de caramelo en las que incluía un dulce y un regalito pequeño para poner en el árbol de navidad y hoy, si entras en un Sephora, verás que hay un montón de miniaturas de maquillaje con regalito de mogollón de marcas.

Yo me he autorregado dos de ellos, ambos de Make up Forever.

Artist Acrylip 501 Eggplant

Uno traía un Artist Acrylip en el tono 501 Eggplant, que encima era el color que más me molaba. Estoy hecha una binguera. Es un tono berenjena muy modulable con el que puedes conseguir unos labios de un color burdeos hasta un berenjena intensote. El acabado es brillo y aunque no son nada pegajosos sí transfieren. Evidentemente. Resultan muy hidratantes y la capa es bastante fina, vamos que se sienten muy ligeros. Ah, y tiñen ligeramente el labio, cosa que hace el color más duradero en el labio.

El aplicador es como esos de bálsamo de tubo pero está recubierto de pelito sintético tipo gloss. Esto ayuda a dispersar el producto por el labio y hacer ayuda a crear distintas intensidades. No es un aplicador muy preciso sino más bien para crear efectos “naturales” tipo degradados coreanos y así. Y siempre puedes conseguir precisión aplicándotelo con tu pincel de labios preferido.

Smoky Lash

El otro cracker, de la misma marca, traía una máscara de pestañas Smoky Lash. Esta máscara hace todo: alarga, curva y da volumen. Está correctísima y el cepillo me gusta bastante, últimamente prefiero los goupillones de pelo clásicos que los de silicona (cosas) así que estoy contenta. No es waterproof por si os lo preguntábais.

Y cada uno viene acompañado de un monederito de charol rojo y cremallera negra. Por una cara lleva grabado el logo de la marca en relieve y por la otra pone #IAMANARTIST. Caben tarjetas, billetes y monedas. Mola.

acrylip 501 make up forever

Pero lo mejor de todo es que en este caso los productos que vienen en estos crackers no son miniaturas sino productos tamaño venta. Haz las cuentas y chifla:

El Artist Acrylip tiene un precio habitual de 23,90€ mientras que el cracker sólo cuesta 15€ y repito: el producto es del mismo tamaño y contiene además un monederito más que digno.

La máscara Smoky Lash tiene un precio habitual de 27,00€ y el cracker + monedero sólo 15€. Chiflas.

Fíjate cuando vayas a comprarlos: el del Acrylip es negro con labios rojos y el de la máscara es negro con labios plateados.

acrylip 501 make up forever

Estos dos crackers ya se los he recomendado a mis hermanas y amigas personales, me parecen chollazo absoluto.

Estos días publicaré más entradas de mis compras en Sephora. No te las pierdas que hay mandanga de la buena.

4 Comments

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.