Conclusiones consumistas Vol.17

Me vais a perdonar que venga un post como este en pleno noviembre. Soy consciente de que más de una pensará que me estoy marcando un relleno a calzador y lo comprendo, pero no. Esta entrada se me quedó en el olvido y no quería dejarla pasar. Al fin y al cabo estos botecitos han viajado conmigo ida y vuelta en avión hasta el que fue mi destino vacacional, vaciándose allí poco a poco protegiéndome del sol y del salitre. Así que va por ellos, terminados del verano y por que al fin y al cabo realmente no dejó de ser verano hasta casi antes de ayer 😉

Terminados verano

Terminados verano

El Bronceador natural con FPS15 de Notaliv me sirvió para tomar el sol en los días en los que ya estaba un poco más morena aunque si viéseis lo que para mí es estar morena quizás os cegaríais del desliumbramiento. Digamos que tengo un bronceado «crepuscular». Éste al ser natural pues me daba buen rollo. La verdad es que olía un poco a comida (uy ha sonado fatal). No era algo desagradable para nada, no se me malinterprete, pero no era el olor al que acostumbran a tener los cosméticos. Ya sabemos cómo se las gastan los productos BIO. La textura también resultó extraña, pero esta vez extraña-mal. Los ingredientes se separaban sobre la piel y no molaba nada echárselo. Incómodo. Pringue. Mal.

El acelerador del bronceado con factor solar 15 de E’lifexir me salió bastante mejor: suave, agradable y de rápida absorción. Me gustó mucho su olor, textura y todo él en general pero realmente no lo encuentro en mis tiendas habituales y lo del verano ya sabemos cómo es: muchas veces acabamos comprando la crema del sol en el super a las carreras. Y suerte si te acuerdas.

Otro loción solar con protección 15, esta vez de Green People, otra marca natural. Esta quedaría con medalla de plata en el podio con las tres anteriores pero tampoco me mató. Me resultó un pelín grasa y la usé con ganas de gastarla pronto. Ya conocéis esa sensación. Nada en ella especialmente remarcable.

Por último dos minitallas (mini-minis) de Tan & Protect de Piz Buin. Tampoco tienen nada malo pero tampoco nada especialmente bueno. Lo que tiene esta marca es que está disponible everyfuckingwhere: que si gasolinera, que si supermercado, que si quiosco de la esquina y no descarto volver a comprarla. Bien sin más.

Terminados verano

La bruma solar Dry Touch de Biotherm merece un aplauso sólo por el nombre tan bien puesto que tiene, que describe al producto a la perfección. Es exactamente un protector solar con factor 50, con una textura seca sobre la piel y una aplicación finísima en forma de bruma que por desgracia, a la hora de la verdad, frente a las olas de la playa se lleva el viento casi por completo. No es producto económico: la calidad se paga y se paga cara en este caso y no veas como jode que se lo lleve el aire.

Terminados verano

El Hidro-exfoliante de Babé es muy guay. Es uno de esos microexfoliantes que no te abrasan la piel pero que «hacen algo». Huele bien, tiene hasta un aspecto especialmente agradable (ver aquí) y no te dejas una pasta en él (aprox. 8,50€ en farmacias). No contiene alcohol y sí mi ingrediente predilecto contra el acné: el ácido salicílico.


La Body Butter de Guava de Korres tenía un olor que me hacía muy placentera la aplicación de este producto, pero me resultaba tan grasa que siempre acababa arrepintiéndome y eso que soy de piel (corporal, no facial) muy seca. Tengo las piernas como el desierto de Arizona pero esto fue too much pa mi body. Es lo que tienen las cajas de muestras por suscripción como la EssentiaBox en la que me vino esta manteca corporal, no siempre aciertan con tu tipo de piel.

El after sun Capital Soleil de Vichy es un producto para el gran público: su fórmula no es lo más sensitivo del mundo (un after sun con bastante alcohol no parece lo más lógico así de mano) pero es agradable de textura y olor, alivia con bastante eficacia, huele de puro vicio y tiene un precio decente.
Esta me gustó tanto que incluso cuando pude repetí. El siguiente bote sigue mediado… no me dio más el sol 🙁

Terminados verano

Estos dos últimos me gustaron mucho: el 10 Multibenefits de Intercosmo, o «Il Magnífico», como prefiráis llamarlo. Esta era una minitalla que me regalaron en una peluquería del barrio hace ya tiempo y que guardaba para algún viaje pero últimamente viajo más bien de poco tirando a nada, así que tardé en usarlo.
Me gustó mucho, noté que el pelo estaba muchísimo más hidratado, suelto y suave al venir de la playa cuando lo usaba y además me ayudaba mucho a desenredar tras el lavado. Lo malo del formato es que el producto es demasiado denso para el difusor y acabé doliyéndolo con un poco de agua para facilitar la tarea. Fue bien. Me gustó.

El champú de Mora de Blue Mandarines es una gozada. Es un champú muy suave que hace su espumita y huele bien. Sin más. Una experiencia agradable. Además no está nada mal de precio y en la tienda de Birchbox lo puedes adquirir hasta gratis con puntos. 5,90€ / 400ml.

22 Comments

  1. CABBAGE says:

    Me encantan estos post tuyos… Tomo nota de la bruma. Soy nueva en protección facial y debo empezar a pensar en ello. Crees q es un buen producto para todo el año?
    Gracias y un saludo

  2. Andrea A. says:

    La bruma solar Dry Touch de Biotherm me llama la atención para reaplicar la protección solar durante el día después de estar maquillada. ¿Crees que serviría para eso? Gracias 🙂

  3. Mareas. says:

    Tú puedes publicar las entradas cómo y cuándo quieras que para eso eres la dueña del chiringuito este jajajaja.
    Me ha llamado la atención la Body Butter de Korres necesito un producto así (bien potente) para los pies, codos y las rodillas.
    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.