Barras de labios Benecos

benecos lipstick

Muchas veces pienso si no debería volverme vegetariana y si no debería centrarme en el maquillaje ecológico que sea respetuoso con el medio ambiente y con los animalitos, pero lo cierto es que a pesar de llevar años con la idea en la cabeza nunca digo no a un bocata de chorizo y sigo comprando en MAC, NARS y un largo etcétera. Aunque cada vez menos porque la pela es la pela y a mí cada vez me va peor, no sé a vosotras.

Aún así por lo menos soy consciente. Algo es algo. No es que sirva para mucho a la hora de luchar contra el abuso hacia los animales pero al menos una sabe lo que hace y se atiene a las consecuencias. El día que sea juzgada probablemente iré al infierno y no será sólo por esto.

benecos lipstick

Total, que yo pensaba que no sería por culpa de los productos del post de hoy que me fuera a castigar diosito cuando llegase mi juicio final: pensé automáticamente al leer que eran barras de ingredientes BIO, que además serían cruelty free del todo, sin trampa, porque no creía yo que se pudiese ser BIO a medias.

Es decir: una marca que se autodenomina como bio entiendo que automáticamente debería ser cruelty free pero no necesariamente, eso son cosas mías. Puedes ser totalmente responsable con el medio ambiente y las modificaciones genéticas pero luego a los animalitos (estamos de acuerdo en que son parte de la naturaleza ¿no?) que les zurzan, de hecho matémosles para fabricar pintalabios y luego diremos que somos una marca orgánica y tan orgánica colega.

Resulta que entre sus ingredientes está el colorante CI 75470 o lo que es lo mismo, cochinillas (insecto) espachurradas, que son de lo que está compuesto este ingrediente también conocido como Carmín. Seguro que por ese nombre te suena más.

Porque sí amigos, con cochinillas muertas en su haber yo no diría que esto sea cruelty free porque por pequeños que sean, sí, son animales. Tienen ojos y boca y todo. Son animalitos pequeñitos, caminan, comen y hacen cosas de ser vivo.

Así que yo aquí décadas debatiéndome entre la cosmética natural o no y luego las marcas que dicen ser naturales o de biocosmética dándose el golpe en el pecho con el tema para luego descubrir que una simple barra de labios roja lleva carmín.

Mundo incierto.

benecos lipstick

Por otra parte he de decir que las texturas y acabados de ambas barras son excelentes y resultan cómodas e hidratantes pero claro, qué mérito tiene me pregunto yo ahora.

benecos lipstick

Pink Rose me gusta menos porque tiene un acabado frost que no termina de convencerme. Me hace como mayor… que ya soy yo mayor bastante (chicarrona de 34).

benecos lipstick

Sin embargo Just Read es un rojo tomate precioso, semi translúcido y semibrillante. Hermoso del todo.

La duración no difiere de cualquier barra de labios de similares características: unas 3 horas impecables si no haces locuras y luego comienzan a desvanecerse.

Tienen un ligerísimo aroma a hierba, muy muy ligero (no huelen a pradera) y son comodísmos.

Estas barras de labios de Benecos tienen un precio de 7,80€.

Producto recibido por cortesía de la marca. Mi opinión es libre.

12 Comments

  1. La verdad es que tanta certificación diferente, y el buen uso de la semántica hace que todo sea muy complicado. Y como muy bien has dicho, ser Bio o ecológico y cruelty free son dos cosas completamente diferentes. A todo esto, yo también iré al infierno, soy incapaz de volverme vegana, aunque saber que una marca es cruelty free me hace querer incluirla en mi colección.

  2. RuthCRX says:

    Jo, con lo de Bio yo también había dado por sentado que son cruelty free. Casi me sienta peor que los que testan en animales directamente. Éstos, con no comprarlos, lo tengo hecho, pero lo de Bio lleva a equívocos.
    En fin, que yo tengo el Pink honey y es exacto al patisserie

  3. mareas says:

    Lo de las cochinillas es algo, uffff.
    Me gusta la barra rosa pero no me tientas la verdad. Tengo un montón de barras y voy alternando pero siento que me invaden así que he hecho un stop y no pienso comprar maquillaje de labios ni coloretes en una buena temporada.
    Un beso.

  4. Carme says:

    La verdad es que casi da más rabia una marca que por semántica «engañe» por «omisión» que otra que directamente sabes que testan en animales. El hecho de que haya diferentes certificaciones da pie a eso… Es como con la comida, antes también se ponía bio a todo (biofrutas, yogures bio…) y tras un cambio de legislación tuvieron que cambiar los nombres (bifrutas, activia…).

    La verdad es que este mundo da para mucho, a mi me gusta mucho un blog de ciencia que muchas veces comenta estos «engaños legales», Scientia se llama. Sobre todo es más de alimentación, pero te sirve para darte cuenta de que hay mucha publicidad que promete el oro y el moro gracias a estas triquiñuelillas legales, y que la realidad del producto es otra.

    Las barras de labios no me parecen muy allá, me gustan más potentes!

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.