BabyDoll Kiss & Blush de Yves Saint Laurent

Hoy estoy super cansada y sólo estamos a miércoles. Esta semana he dormido menos de lo que mi cuerpo necesita y ya por la mañana me levanto con ganas de meterme en la cama.

En días como hoy no suelo tener ganas ni tiempo para maquillarme, cuando normalmente es una especie de premio que me doy antes de ponerme «en plan», pero es que hay días en los que desearía levantarme con ello puesto. Y claro, esto tiene un precio, y es que con prisas y desgana aquello que te hagas en la cara siempre va a tener peor pinta, y encima si he dormido poco tendré peor cara de lo habitual, con lo que probablemente necesitaré un trabajo mucho más fino.

Por suerte hay varios productos que funcionan hasta en las peores circunstancias, esos tan fáciles de aplicar y tan cómodos por diversos motivos que podrías aplicártelos (casi) incluso a oscuras sin parecer un Fofito adormilado, como por ejemplo el BabyDoll Kiss & Blush de Yves Saint Laurent.

Los BabyDoll Kiss & Blush están pensados, como su nombre indica (besa y ruboriza), para ser utilizados en labios y mejillas. Son cremosos, de acabado mate, con una textura de mousse batida y con un peculiar perfume a algún tipo de infusión mezclada con frutas tropicales (¿conocéis la infusión Ciudad del Cabo?), una de esas fragancias a las que no huelen los productos lowcost, para entendernos.

El packaging más elegante no puede ser: simple y precioso, aunque quizás imaginaría un precio más económico para un botecito de cristal así.

El producto se extiende sobre la piel de forma super suave y permite dejar mayor intensidad de pigmento en aquellas zonas donde nos interese, por ejemplo en el centro de las mejillas mientras difuminamos los bordes para hacer una mancha más natural.

Si tengo que decir la verdad el aplicador no me mata. Es una de esas esponjitas tipo gloss aunque con una forma de lágrima y con un corte en su interior formando una bolita (avaya lío de explicación, mejor lo veis en las fotos) que hace que se recoja más producto de cada vez, el suficiente, vaya.
No es que tenga queja, es que simplemente no me encanta y sinceramente, tampoco tengo una propuesta mejor (o sea, que estoy siendo la típica que se queja pero no propone nada).

El color queda mate pero refleja la luz de forma muy similar a como lo hace la piel, es decir, no lo deja apagado pero tampoco es satinado.

El tono que yo tengo es el 12 «Mocca Garçonne». Este tono concreto es difícil de pillar con la cámara; he hecho lo que he podido. En principio parece más bien un bronzer: tiene un tono tostado casi marrón, pero una vez aplicado queda un tono difícil de describir, mucho más vivo que un tono terracotta pero no naranja. Casi diría que es medio rosado pero no… sólo tiene un puntito (madre de dios, no os estoy ayudando nada).

Es un tono tostado precioso que recomiendo mucho probar en vivo. Como colorete funciona perfectamente justo por lo que comentaba un poco más arriba: se trabaja muy muy bien con esa textura tan suave que mueve el pigmento justo subiendo el tono de tu piel un puntito. Lo puedo utilizar incluso para contornear ligeramente y va de lujo para esto (véase tono en la foto bajo este párrafo).

Donde menos me gusta como funciona es en el labio. El tono me gusta como queda pero la sensación es quizás demasiado grasa, casi como llevar un gloss. En cambio esto en el labio no se aprecia igual, sobre estos la textura nunca llega a sentirse mate, no me digas porqué. Además al encontrarlo tan perfumado no me gusta llevarlo en los labios y si me sueles leer sabrás que soy muy escogida con los olores de los labiales. Manías de una, pero prefiero que huelan a cosas comestibles (vainilla, frutas, boquerones en vinagre… vale, lo último es broma).

Me parece un producto buenísimo en el que, además de lo bueno que es, no se puede negar que también se le paga la marca y YSL no puede ser económico porque si no, no sería YSL.

Los BabyDoll Kiss & Blush tienen un precio que va desde los 28 hasta los 40,00€ la broma según tienda. Os invito a ir a sufrir a vuestro stand más cercano con los 12 colores que tienen.

Producto enviado por la marca/representante de la misma para su review. Mi opinión es libre y personal.

15 Comments

  1. Mareas. says:

    El color no me acaba de gustar pero me interesa por su textura, creo que iré al stand a probarlo pero ni borracha compro este producto en el ECI, que precios madre mía.
    Un beso.

  2. negami kutou says:

    Es un producto que me llama mucho la atención desde que salió al mercado, sin embargo como bien comentas es caro, muy caro para mi bolsillo así que esperare a alguna fecha señalada para hacerme con él.

  3. Es un caprichito caro pero me ha encantado así que puede que caiga, eso sí, al precio más bajo de todo Internet y en un tono más rosado…besos guapetona (ah, ya me ha llegado kiehls jejejeje y con super mini tallas, thanks)

  4. Cosmoadicta says:

    Pues el color me descoloca un poco pero es posible que en verano sin mucho maquillaje tenga su punto. El producto me parece de lo más interesante, y sí… me dejaré caer por un stand

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.